A raíz de una noticia que he leído en el DIARIO VASCO soy consciente de que la inmensa mayoría de personas que acude a los establecimientos de comida rápida ni se plantea lo que come.  Creen que si está a la venta no puede ser malo para el consumo humano.  Hoy día estos productos se pueden adquirir congelados en cualquier súper e hipermercado de nuestras ciudades.

 Yo también he sido consumidora de estos productos, hará unos 18 años me hice bastante asidua de este tipo de “alimentos” y he de reconocer que me produjeron bastante adicción, pues cuantos más comía más quería comer.  Un sabor delicioso seguido de una textura crujiente con un corazón tierno, caliente y aromático.  Es de pollo….. no tiene que ser muy malo, era mi pensamiento.

En la actualidad ya no como esos productos, me he decantado por otros más naturales y por supuesto sabrosos, ya que comer sano y natural no está reñido con un sabor exquisito y lo mejor de todo es que no resultan alimentos adictivos.  Y también pueden ser económicamente asequibles para todo el mundo.

Pensando en el contenido de la noticia me doy cuenta de que la composición de un nugget no dista mucho de la composición de cualquier comida húmeda para perros y gatos, es más, esta última es mucho más nutritiva ya que se le añaden vitaminas y grasas saludables para la correcta nutrición de nuestras mascotas.  También incluyen saborizantes para que nuestros amiguitos desarrollen una cierta pasión por determinadas latas o sobres de comida.  Esto no es muy diferente de los saborizantes que se añaden a los productos alimenticios que adquirimos en el supermercado, que son prácticamente todos.

 

  ” … Más preocupante fue el resultado en la segunda pieza: apenas el 40% era músculo y el restante 60% estaba compuesto por grasa, cartílagos y trozos de huesos. Y eso sin contar el rebozado industrial, que no analizaron, pero que contiene un alto contenido en grasas debido al proceso de prefritura.”

 

Todavía conservo sobres de comida para gatos de mis dos queridas mascotas, que ya no tengo conmigo, pues me llamó muchísimo la atención el contenido de carne y subproductos animales de los nuggets.  Un sobre de la marca Hill’s de 100g tiene un 35% carne de pollo y el resto son subproductos animales.  Además contiene cereales, subproductos de origen vegetal, sustancias minerales, levaduras, aceites y grasas, calcio, fósforo, sodio, magnesio, Vitamina E, Vitamina D, Vitamina C, Betacaroteno, hierro, yodo, cobre, manganeso, zinc y por supuesto aditivos saborizantes y colorantes.  El sabor de este tipo de alimento no es desagradable ya que saben a paté, es una cuestión psicológica el que no nos apetezca comer estos preparados.

 

Mi conclusión es que cualquier sobre de comida húmeda para mascotas es muchísimo mejor que cualquier nugget que podamos comprar.  La excusa de que los nuggets son baratos no cuenta ya que la diferencia de precio entre un sobre de comida de calidad para gatos es muy pequeña, 0,19€.  Un sobre de comida Hill’s sale a 1,03€ y la misma cantidad de nuggets a 0,84€.  Todavía podemos encontrar comida para mascotas muchísimo más barata aunque el contenido en nutrientes también sería mucho menor, o sea, más parecido a los nuggets.

 

Creo que estamos ante un gravísimo problema.  Parece ser que a la gente, en general, no le importa lo que come mientras sea comible, si además a los niños les encanta, pues mucho mejor.  No se pone en duda que esos alimentos no sean ya no saludables sino de una calidad menor, en comparación con un alimento para gatos.  Estoy segura de que si cada uno de nosotros se preocupara un poquito en leer las etiquetas de los alimentos, en buscar información sobre los mismos (pues existe muchísima) muchos alimentos que hoy se consumen posiblemente no se consumirían……. ¿o sí?

 

 ¿Tú que opinas?

 

 
¿Te ha gustado lo que has leído? COMPÁRTELO!!

¿Quieres estar al día de todas las novedades?

You have Successfully Subscribed!

Free WordPress Themes